¿Que es Un Bondi a los 90?

Desde algun lugar que nadie sabe muy bien donde es, Lalo Facchini o "El Mago" como lo quieras llamar, junto a Julieta Chaneton, El Gran DP y la Lic. THC se suben a un bondi imaginario que transita tu cabeza para ayudarte a remar el FUCKING Domingo, con la mejor música, entrevistas en vivo y mucho mas... Los Domingos de 22 a 00 Hs "Un Bondi a los 90" te lleva de viaje por los mejores temas de rock, pop, reggae, y demás estilos tanto nacional como internacional de siempre. Ademas podes chatear con toda la "Familia Bondicera" desde la web de la radio y pedir los temas que queres escuchar. Así que espera el horario indicado y subite a UN BONDI A LOS 90.
martes, 24 de agosto de 2010


Estaba pensando el otro día en cómo nos gusta quejarnos. Es un deporte cultural, que en realidad va más allá de algo disfrutable como, en la experiencia, podría ser un deporte. Tiene más que ver con una forma de concebir la existencia. Sería como una manera externa, despersonalizada y poco auténtica de transitar la vida.

Solemos quejaros del consumismo, de la política, de la televisión, de sistemas e instituciones, etc. que, según se dice, nos manipulan, nos sumergen en un “mal vivir” y nos transmiten una ansiedad constante. Ahora, me parece que dentro de todo, más o menos nos organizamos en el mundo/país/ciudad para estar habitado por tanta gente y todos tan diferentes. Con esto no digo que no haya cosas para mejorar, siempre las habrá, pero en otros momentos de la historia creo que era más difícil la cosa, o por los menos había menos libertades. Una pregunta para hacernos es si ahora lo complicado pasa por darnos cuenta qué tenemos ganas de hacer con tanta libertad y hacernos cargo de esa decisión sin echar tantas culpas. Me estoy alejando un poco de lo que quiero contar, ya que mi intención no es hacer un análisis sociocultural de cómo se vive en el mundo (me perdería en el intento). Lo que me gustaría plantear es una discusión de cómo influyen en la vida de cada uno de nosotros la frases hechas que solemos decir casi sin darnos cuenta, pero que van formando estructuras y formas de pensar que trabajan inconcientemente en nuestras cabezas. Creo que no muchas personas negarían o discutirían un “más vale pájaro en mano que cien volando” o “el tren pasa sólo una vez”, ni tampoco la del título de esta nota que dice “el que mucho abarca poco aprieta”. En esta me quiero detener hoy porque, como dije antes, me parece que nos cuesta mucho liberarnos del peso que ejercen en nuestro comportamiento y formas de ver y afrontar lo que nos pasa. ¿Es verdad que el que mucho abarca poco aprieta? ¿Se puede realmente llevar a la cotidianeidad de la vida esta frase que hace más referencia a una fórmula de superficie y presión, que al quilombo (lindo, feo e inevitable) que es la existencia? Para mi esta expresión presupone que el que tiene en sus planes abarcar mucho, no va a contar con la fuerza necesaria para hacerlo de una forma que le produzca, digamos que, placer. Desalienta y descalifica al abarcador por naturaleza, al joven curioso y creativo que comienza a reconocer sus ganas de aprender y crecer en muchas y diferentes direcciones. A la mayoría de nosotros nos dijeron esta frase mas de una vez cuando éramos chicos, y de más grandes también. Pero bueno, a veces preferimos enroscarnos con inmensidades, y no le prestamos atención a cuanto influyen en nosotros estas pequeñeces (no por pequeñas poco importantes).

Continuando con la frase, me pregunto ¿Qué es apretar poco?, ¿No tener fuerza para poder mucho? ¿Volverse infeliz? ¿O no lograr rédito económico de lo que se haga? No lo se. Pero volviendo a los presupuestos que esta expresión contiene, creo que esta diciendo que todos (los que gustan de abarcar) pueden poco, como si fueran conceptos indirectamente proporcionales. Y que por eso no debemos querer abarcar mucho.

¿Que pensaría Nietzsche de esta frase, siendo la fuerza el concepto central de su obra y lo que determina la diferencia de los hombres? Porque esta más que claro que no somos todos iguales. Es esa fuerza la que nos habilita a distintos juegos en la vida y la que a mi me lleva a reflexionar sobre esta frase que suele jugarnos en contra a la hora de crecer y desarrollarnos en lo que nos gusta (o creemos que nos gusta). Por eso me parece que los que mucho abarcan (con la fuerza y el entusiasmo necesario), no tienen demasiado que ver con los que poco aprietan.


Por: MARTÍN PATO
Imagen: CELE VOLPE

2 comentarios:

Eli dijo...

¿Se puede realmente llevar a la cotidianeidad de la vida esta frase que hace más referencia a una fórmula de superficie y presión, que al quilombo (lindo, feo e inevitable) que es la existencia?
esa y la última oración del texto sintetizan todo
me hizo a acordar a lo q hablamos una vez
muy bueno pato!
beso grande

Martín Pato dijo...

claro, cuando hablamos fue un finde que yo estaba en punta y ahí estuve flasheando con esto, le preguntaba a todos los que me cruzaba "para vos el que mucho abarca poco aprieta?"...ja!
gracias eli!
beso!


Lalo Facchini . "El Mago"

Julieta Chaneton

El Gran DP

Licenciada THC

Seguidores

Buscar este blog

Cargando...