¿Que es Un Bondi a los 90?

Desde algun lugar que nadie sabe muy bien donde es, Lalo Facchini o "El Mago" como lo quieras llamar, junto a Julieta Chaneton, El Gran DP y la Lic. THC se suben a un bondi imaginario que transita tu cabeza para ayudarte a remar el FUCKING Domingo, con la mejor música, entrevistas en vivo y mucho mas... Los Domingos de 22 a 00 Hs "Un Bondi a los 90" te lleva de viaje por los mejores temas de rock, pop, reggae, y demás estilos tanto nacional como internacional de siempre. Ademas podes chatear con toda la "Familia Bondicera" desde la web de la radio y pedir los temas que queres escuchar. Así que espera el horario indicado y subite a UN BONDI A LOS 90.
domingo, 25 de julio de 2010

Siempre me costo hacer razonamientos utilizando la frase/pregunta o estructura “el fin justifica los medios”. El tema esta en que nunca llego a poder afirmarla, pero muchas veces y varias cuestiones me llevaron a estar muy cerca de hacerlo. ¿En que nos convertiríamos si comenzáramos a razonar de esa manera? ¿Hombres perdidos, dados vuelta, hombres que llegaron a un lugar y no saben como salir ni por donde? No se. Solemos perdemos en continentes de sentimientos que subdividimos, a más no poder, en emociones mínimas que nos vuelven a perder. La realidad esta en el camino, en como lo transitamos, en aceptar que es lento y que los medios son fines en si mismos y cobran una importancia fundamental. No necesitamos el perdón de nadie, menos de un Dios, o de algún otro concepto. Vos y tu deseo, vos pudiendo ser vos.

Suena simple, pero creo que es lo mas difícil de este camino, mucho mas si estas solo. Todos buscamos alguien que pueda escucharnos dentro de la velocidad con que va todo. Ojo, no critico esa velocidad, a veces puedo disfrutarla, generalmente cuando estoy entusiasmado. Pero, también, es verdad que cuando vas rápido el riesgo aumenta y se hace difícil la conexión con los que no corren a la par. El punto medio, ¿no?...como en casi todas las cosas. Que se yo, podría conformarme con una mujer, amigos, una hamaca en el living de mi casa y parlantes en el corazón. Pero…sería lindo, además, una pared de equipos al re palo. Rock que hace bien, si no caes en su farsa. Con su génesis la angustia, hoy la industria, y así va. Tampoco esta tan mal, cura mambos existenciales, a veces. De toda forma, como nos cuesta lo nuevo, ¿no? Que necesidad de Dioses, de romanticismo post mortem, de poner muertos a laburar. Esa necesidad de la industria de cansarnos de nuestros músicos admirados que ya no están suele confundirnos. No sabemos si es morbo, pasión, repulsión o solo buena música. ¿Es necesario? así parece.

Trato de no generalizar, pero no me sale. Todos tenemos sueños. Sueños de ayer que trascienden al ser. Pero ¿qué nos pasa hoy? Nadie sabe bien, preferimos vivir del pasado pero no es rendición, es solo la ingenuidad del sueño del rock. Hay que saber superarlo, no evitarlo, salirse a tiempo y nada más. Ser concientes de que todo esta vivo a pesar del dolor. Así que escapemos de las ilusiones que hacen mal. El tiempo es hoy.

Todavía no me doy cuenta cuanto de ilusión hay en esto. Flores azules y vientito norteño que me pego este febrero. Un viaje que aun no termina. Le falta algo, tal vez una segunda parte. Revivir esa conexión conmigo mismo y el cosmos que acá me cuesta tanto lograr. El carnaval, el salitral, la chacarera y la gente, fundamentalmente la gente de allá. Magos de la pachamama con ojos de dulce mirar. Personas que transitan caminos y senderos diferentes que por momentos cuesta comprender. Con ancestros ignorados por nosotros, pero mucho mas amigables que los que se conocen por acá. Mucho pasado, mucho presente, nada de futuro, allá donde duerme el sol. No se, vengo de ayer, pero no soy ayer…Jujuy es una de las claves. Tanta historia presente, tanto presente diferente. ¿Cómo debería ser todo? Me parece que esta pregunta no sirve de mucho. Paisajes, ruinas, tierra, ciudades, edificios, pero los antiguos ya no están. Que se yo…quiero volver.

Hay que seguir, quiero seguir. Comer, dormir, soñar y buscar las mil maneras de estar en mí. Caminando. Conectando con mi deseo, con los que quiero, no hay otra forma. No hay formas, no hay mal, no hay bien, no hay nada. De la misma manera tenemos que aceptar y ser concientes de que es imposible no equivocarse, no perderse, y aprender a transitar esos momentos, aprender a boyar. Boyar sin rumbo, collar de esperas. Saber esperar y darle tiempo a las cosas, para lograr visualizar los procesos lentos y no correr sin amor por todo, por el fin. ¿Qué pasa sino? Avanzando retrocedemos. Avanzamos sin conocer, sin entender, sin sentir, pero fundamentalmente sin conectar con nosotros mismos. Que rebuscado hacemos todo a veces. De ultima, estemos donde estemos, no terminemos este viaje antes de amar, y démonos cuenta que por mas insignificante que nos sintamos en cualquier cosa que hagamos, todos fuimos, todos somos y todos podemos ser.

Todo esto y mas me dice Amapola de 66 (el ultimo disco de Divididos) cuando lo escucho.


Por: MARTÍN PATO

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionanteeee!!!!! Parabens!!!
M.Rossi

Eli dijo...

faa si eso te dice amapola de 66 ya lo estoy escuchando!
unas cuantas caricias a la esperanza y ganas de sentirse vivo pese a todo...
muy lindo!
besote

Martín Pato dijo...

gracias chicos! escuchenlonnn detenidamente que esta muy bueno!
beso!


Lalo Facchini . "El Mago"

Julieta Chaneton

El Gran DP

Licenciada THC

Seguidores

Buscar este blog

Cargando...